Periodontitis: síntomas

Monday, October 9, 2017

Tanto te hemos hablado de la periodontitis y la gingivitis que parece que está todo dicho, pero teniendo en cuenta que según diversos estudios la padece más del 85% de la población adulta nunca está de más abordar otro nuevo artículo que puede ayudarte si padeces alguno de sus síntomas.

Qué es la periodontitis

Es la afectación de los tejidos de soporte del diente (encía, hueso, cemento y ligamento periodontal) Es importante señalar que inicialmente surge como una gingivitis, caracterizada por la inflamación de la encía y una mayor tendencia al sangrado. Sin embargo, no todas las gingivitis sangran, ya que, en pacientes fumadores el tabaco disminuye la capacidad de sangrado, lo que oculta el problema. Cabe destacar que la gingivitis es una enfermedad reversible si se trata adecuadamente, de lo contrario puede derivar en periodontitis.

La periodontitis se caracteriza por la destrucción de los tejidos de inserción del diente, esto quiere decir que se produce la pérdida progresiva del hueso que rodea al diente y, por tanto, de su soporte. Se trata de un proceso irreversible que, sin tratamiento, va evolucionando hasta ocasionar movilidad dental e, incluso, la pérdida del diente. A pesar de ser una enfermedad crónica, con un tratamiento adecuado se puede frenar y recuperar la salud de las encías.

Síntomas de la enfermedad periodontal

A diferencia de otras enfermedades, la periodontitis normalmente no provoca dolor, por lo que a veces es dificil detectarla y por tanto debe ser diagnosticada por un profesional.

Hoy te damos algunos de los síntomas que podrían tener el origen en una periodontitis

  • El mal aliento de forma continuada, incluso tras el cepillado.
  • Encías inflamadas o hinchadas y de color rojizo.
  • Sangrado de encías durante el cepillado o de manera espontánea, una encía sana no sangra; Movilidad dental debido a la pérdida del soporte óseo del diente, que en casos muy avanzados, puede conllevar la pérdida del diente.
  • Hipersensibilidad dental al frío o calor.
  • Dolor al masticar o espontáneo.
  • Pus entre la encía y el diente.
  • Desajustes de puentes, coronas o prótesis removibles.
  • Encías retraídas/recesiones gingivales: debido a la pérdida de hueso, la encía se retrae y las raíces quedan expuestas, dejando huecos o espacios entre los dientes, lo que puede afectar a la estética dental y envejecer la sonrisa.

En Clidenmax podemos ayudarte, la Dra Mairén Preckler Peña….es nuestra especialista en  Periodoncia.